Telememedicina con dermatologi

Teledermatología: la conexión del centro de salud con el dermatólogo

Telememedicina con dermatologi

▷ Las ventajas de la telemedicina para las clínicas dermatólogicas – Ocronos – Editorial Científico-Técnica

Telememedicina con dermatologi

La pandemia del coronavirus acelera la digitalización en el ámbito médico, impulsado las consultas digitales en detrimento de las presenciales.

La COVID-19 ha dibujado un nuevo escenario en la medicina.

Primeramente, encontrar una vacuna, o medicamento previo, supone un verdadero reto para científicos y médicos; y, en segundo lugar, la presencia de este virus ha acelerado la digitalización en el ámbito médico: las consultas virtuales adquieren protagonismo en lugar de las visitas presenciales al médico, y esto sucede en todas las áreas, como en los dermatólogos.

Hace unos meses, acudir a cualquier especialista y que éste te recibiese en su consulta era un trámite de lo más común; ahora, esa ‘costumbre’ forma parte del pasado. Las visitas presenciales dan paso a las virtuales.

La telemedicina ha adquirido un gran protagonismo y todo indica a que continuará ganando en importancia.

Esto sucede a muchos médicos, y entre ellos a los dermatólogos, que han sido capaces de adaptarse a este nuevo mundo digital, como sucede en De Felipe Madrid.

Los centros médicos y clínicas han digitalizado sus procesos y, ahora, el paciente acude al médico sin moverse de casa. Bien es cierto que no siempre es posible, pero en el caso de los dermatólogos, la tecnología sí ayuda.

Gracias a los avances, el paciente puede enviar imágenes a sus médicos para que éstos las evalúen; o en otros casos, a través de una videoconferencia, el médico puede observar una parte concreta de la piel.

Y en ambos casos dar un diagnóstico con absoluta seguridad, manteniendo la seguridad de ambos antes los estragos de este virus.

Consultas comunes y rápidas

Asimismo, cualquier dermatólogo puede, incluso, pasar consulta sin acudir a su despacho, y accediendo con normalidad, y cumpliendo los estándares de privacidad, a los expedientes médicos de sus pacientes.

Este nuevo orden médico también alivia los tiempos de espera de los pacientes, a la vez que muchos diagnósticos (y según los primeros estudios, éstas suponen un alto porcentaje) se pueden resolver de esta manera tan ágil y eficaz como si se tratase de una consulta presencial.

Lógicamente, la telemedicina conlleva una mayor rapidez a la hora de solicitar una consulta médica, disponiendo el paciente de un mayor rango de horarios.

Es decir, que, si una persona trabaja en su casa, puede solicitar una cita en horario matutino, mientras que anteriormente debía ir sí o sí por la tarde a la consulta.

Asimismo, una vez realizado el diagnóstico, el dermatólogo envía, a través de la aplicación en cuestión, la receta al paciente para que vaya a la farmacia.

De momento, la telemedicina ofrece una serie de ventajas que están ayudando a muchas áreas médicas, como a los dermatólogos, aunque también hay que entender que, en determinados escenarios, será necesaria una consulta presencial y no virtual.

De igual manera, falta por comprobar cómo el sistema público sanitario se adapta a esta situación de telemedicina, ámbito al que las empresas privadas sí han sabido aprovechar las innumerables ventajas que ofrece la tecnología.

De momento, éstas llevaban cierta ventaja al contar con aplicaciones móviles en donde se podían gestionar diferentes trámites médicos, a los que ahora han sumado la telemedicina o consultas virtuales. 

La pandemia del coronavirus acelera la digitalización en el ámbito médico, impulsado las consultas digitales en detrimento de las presenciales.

La COVID-19 ha dibujado un nuevo escenario en la medicina.

Primeramente, encontrar una vacuna, o medicamento previo, supone un verdadero reto para científicos y médicos; y, en segundo lugar, la presencia de este virus ha acelerado la digitalización en el ámbito médico: las consultas virtuales adquieren protagonismo en lugar de las visitas presenciales al médico, y esto sucede en todas las áreas, como en los dermatólogos.

Hace unos meses, acudir a cualquier especialista y que éste te recibiese en su consulta era un trámite de lo más común; ahora, esa ‘costumbre’ forma parte del pasado. Las visitas presenciales dan paso a las virtuales.

La telemedicina ha adquirido un gran protagonismo y todo indica a que continuará ganando en importancia.

Esto sucede a muchos médicos, y entre ellos a los dermatólogos, que han sido capaces de adaptarse a este nuevo mundo digital, como sucede en De Felipe Madrid.

Los centros médicos y clínicas han digitalizado sus procesos y, ahora, el paciente acude al médico sin moverse de casa. Bien es cierto que no siempre es posible, pero en el caso de los dermatólogos, la tecnología sí ayuda.

Gracias a los avances, el paciente puede enviar imágenes a sus médicos para que éstos las evalúen; o en otros casos, a través de una videoconferencia, el médico puede observar una parte concreta de la piel.

Y en ambos casos dar un diagnóstico con absoluta seguridad, manteniendo la seguridad de ambos antes los estragos de este virus.

Medicina
Deja una respuesta

;-) :| :x :twisted: :smile: :shock: :sad: :roll: :razz: :oops: :o :mrgreen: :lol: :idea: :grin: :evil: :cry: :cool: :arrow: :???: :?: :!: